parker

Los tesoros de Toro Albalá y un empujoncito “parker”, dos clave…s, para el éxito

Datan los orígenes de las bodegas Toro Albalá,  en Aguilar de la Frontera (Córdoba) allá por 1715, y se considera (con sus discusiones) la segunda bodega más antigua después de Alvear. Su ubicación actual es de 1922, y su sede una antigua central eléctrica, hecho que ha determinado mucho el nombre de los productos de su “marca”, pues… ¿quién no conoce el vino finoeléctrico” y su famoso envase en forma de bombilla?. Es su vino más conocido, de tono verdoso, “dicen que por la unión de las raíces de la vid con el olivo” (como le gusta recordar a José Mª Raya Trigo, su Director Comercial, en sus presentaciones).

Frases como “dame un calambrazo” o “cuántos voltios tiene este vino?” se han hecho populares en las tabernas con referencia a este vino.

La procedencia de sus caldos es de los pagos que la bodega posee entre esos 10 magníficos km que hay entre Aguilar de la Frontera y Moriles, donde el terreno se eleva más sobre el nivel del mar, y lo que les ha conferido a esos pagos el sobrenombre de “moriles alto”.

FullSizeRender

Sin embargo, el determinante de su expresión actual como moderna empresa se produce cuando en 2013 Robert Parker, conocidísimo gurú en el mundo del vino, da 100 puntos parker (lo máximo) en su revista “wine advocate a un vino dulce realmente excepcional de Bodegas Toro Albalá: Don PX Convento Selección 1946.

(más…)

Anuncios